risottobasico1

La clave para hacer un buen risotto es: ingredientes de buena calidad.  Buen caldo, buen vino, buen arroz y buen queso.

El caldo debe ser lleno de sabor, pero ligero en sazon, porque se va a absorber y recocer en el arroz, y se puede concetrar demasiado y salar. Ademas, se termina con el queso parmesano que es salado.  Tomando esto en cuenta es importante que tenga sabores profundos y acentos variados.

El sazon se puede ir ajustando durante, y  al final de la coccion.

No siempre tenemos todo el tiempo para preparar caldos y fondos de sabor para risotto.  Lo que hago para hacer el proceso mas practico es congelar los caldos de otras preparaciones. Por ejemplo: si coci una lengua, guardo un poco del caldo que quedo, cuando hago algun fondo de vegetales, tambien congelo un poco, o de un pollo al horno, pongo a cocer los huesos con verdura y asi puedo congelar un consome hecho en casa mas sano y mucho mas rico.

Este risotto lo voy a hacer con el caldo que quedo despues de hacer un Bacalao escalfado en jugo de verduras con hierbas aromaticas.  El caldo quedo super aromatico y reducido con mucho sabor y sera la base del liquido para mi risotto.

– 1 taza de arroz arboreo.

– 1/2 cebolla picada.

-1 copa de vino blanco seco.

-Aceite de oliva.

– 2 Cucharadas de mantequilla

-Sal y Pimienta

-3/4  Queso Parmesano Rallado Fresco (Porfavor evita el tipico de bote verde!)

-3 tazas de consome -Liquido para el arroz (si se acaba antes que se cosa el arroz, puedes completarle con agua).

Calentar el liquido en una olla y tener a la mano.

Calentar un poco de aceite de oliva para derretir la mantequilla.  Poner a cocer la cebolla hasta que este transparente y agregar el arroz.  Cuando el arroz se vea un poquito transparente de las orillas agregar el vino y remover con una cuchara de madera.

Aqui empieza el clasico ejercicio del risotto, que es agregar liquido y mover hasta que se consuma, esto se hace para liberar el almidon del arroz y lograr esa consistencia espesa y pegajosa.

Agregar de a cucharadas, una por una, y ir removiendo para que se consuma cada una antes de la otra. Si se termina el caldo antes que se cosa el arroz, puedes usar agua.

Cuando el arroz esta listo, probar de sazon y agregar un poco de pimienta y el queso rallado.  Revolver bien y volver a probar.

Servir caliente. Lo puedes adornar con perejil fresco.