IMG_6744

Existen muchos mitos sobre la coccion del pulpo.  La cazuela de cobre, los sustos, los golpes… etc. Mitos que solo logran que a mucha gente le de miedo tratar de cocinarlo por miedo a que no quede bueno.

En mi experiencia, los mitos son solo eso, y el unico secreto para cocinar un pulpo en su punto es paciencia.

– 2 Pulpos medianos

-3 papas grandes.

-Aceite de olivo Extra virgen

-Sal marina

-Paprika (pimienton)

-Pimienta entera

-2 Hojas de laurel.

Lavar bien los pulpos y ponerlos a cocer en agua, sal, pimienta entera y hoja de laurel. (Tardaran aproximadamente 1.5 horas, pero hay que acordarse cada media hora de checar el punto.)

El punto perfecto del pulpo es cuando con un tenedor puedes pinchar facilmente las partes gordar de los tentaculos, pero sigue firme. Si se pasa mas de este punto se empieza a deshacer y a desprender la piel.

Cuando los pulpos llevan una hora cociendose pones la papas a cocer.

Partir las papas en cubos de 2 cm.  Ponerlas a hervir en agua con sal. Que queden totalmente cocidas pero firmes.  Escurrir y reservar.

Sacar los pulpos y partir en pedacitos de 3 cm.

Unir con las papas todavia calientes y verter un chorro de aceite de oliva, sufienciente para que empape todo.

Agregar sal y paprika.  Mezclar y probar.  Ajustar el sazon.

Pones toda la mezcla en una olla para calentarla a fuego lento, solo un minuto, y veras como los sabores se integran y la paprika cobra vida.

Hay muchas recetas que hacen la preparacion antes, la calientan y despues la agregan al pulpo, pero ami me gusta hacerlo de esta manera porque se logra mantener el aceite crudo, con mejor sabor.

Servir caliente y acompanar con un buen pan.