IMG_0146

Esta receta la adapte de una receta base de pastel de chocolate, pero al reemplazar la harina blanca con cereales enteros y la grasa por leche,  se hace un pan delicioso y nutritivo ideal para empezar el día.

Cuando usas granos enteros en vez de harinas refinadas, la consistencia del producto final cambia, se hace menos solido.  El chiste es que después puedas ajustar las cantidades de harina-granos para que quede como mas te guste.

-2 huevos

-1/3 taza de aceite vegetal.

-1 taza de leche.

-1 cucharadita de extracto de vainilla.

-1 taza de harina.

-1 taza de salvado.

-1/3 taza de germen de trigo. (si no lo encuentras lo puedes reemplazar con avena entera)

-1/2 taza de azúcar.

-1/3 taza de cacao (sin azúcar)

-1 cucharada de polvo para hornear.

-1/2 cucharadita de sal.

-1/2 taza de chispas de chocolate semi-amargo (opcional)

-1/2 taza de nuez picada o almendras (opcional)

-1/2 taza de arándanos deshidratados o pasas (opcional)

Precalentar el horno a 200C.

Combinar los huevos, aceite, leche y vainilla.

En otro recipiente mezclar bien las harinas, azúcar, cacao, polvo para hornear y sal.

Unir los ingredientes húmedos con los secos sin batir demasiado.  Cuando estén casi integrados agregar las nueces, chispas de chocolate y pasas.  Recuerda que si mezclas demasiado, el producto final quedar duro y chicloso.

Engrasar o colocar papeles en los moldes.  (También lo puedes hacer con un molde grande para pan, solo tienes que checar el tiempo porque tardara más en hacerse.)

Rellenar de mezcla cada molde hasta la mitad.

Hornear por aproximadamente 20 – 25 minutos o hasta que un palillo insertado en el centro salga limpio.

Dejar enfriar y sacar de los moldes.  Recuerda que no contienen conservadores, guárdalos bien en una bolsa de plástico sellada y consúmelos en no mas de 3-4 días.